Empieza el año, me voy a Islandia

Empieza el año, me voy a Islandia

Y como si se tratara de un Vespino, el año cuesta arrancarlo. Entre los atracones navideños, el frío, las rebajas, la subida de las facturas y los precios del transporte… al final los propósitos de año nuevo se desvanecen con rapidez. Los que trabajan sufren...