masilea

En el mundo del vino hay muchas filias y fobias, que si me gusta más el Ribera, que si donde haya un riojita… pero hay una realidad que se está consolidando en España, en todas las regiones vitivinícolas se hacen buenos vinos. Luego está ya la cosa del gusto de cada cual, pero ninguna D.O te garantiza que sus vinos serán todos buenos, y al contrario, en las D.O con mala fama adquirida, ahora se hacen vinazos. Aquí en la Comunitat Valenciana, una zona en la que se cultiva vino desde antes de la llegada de los romanos, nunca hemos sido sido buenos vendedores, y hemos carecido del marketing necesario para ser una potencia vinícola. Así nuestros vinos han ido tradicionalmente a las barricas francesas, a alargar la producción de la Rioja, o directamente a los bricks de Don Simón, de ahí que muchas bodegas prefieran salirse de las D.O autóctonas y hacer sus vinos sin normas. Pero cada vez hay mejores caldos en nuestra tierra, y en Alicante, Castellón, Valencia y Utiel Requena, hay grandes vinos que no desmerecen a ningún Ribera del Duero, ya que la manera de hacer el vino es muy similar en todas partes.

viñedos

Y ese es el principal problema del vino, que todo es muy parecido, y que más allá del tipo de uva, del tiempo de crianza en barrica y la graduación, no llegas a notar grandes diferencias entre vinos de una región y de otra. El vino cada vez es más parecido y el precio es en muchos casos la única diferencia (para el público mayoritario) entre dos vinos hechos igual con diferentes denominaciones de origen. Así que llama la atención que algunas bodegas intenten diferenciarse con vinos únicos, como Celler de Roure con su “Cullerot”, o como es el caso de casi todos los vinos de la bodega Marsilea.

sidra

¿Sabíais que hay sidra valenciana?, ¿que hay un blanco de verdejo valenciano?, y ¿que hay un gewürztraminer ecológico 100% valenciano? Pues son todo inventos de esta bodega ubicada en Sinarcas, zona de mucha tradición vinícola. Pero precisamente con la tradición han roto en esta bodega familiar, donde se atreven a hacer cosas que nadie más ha hecho en esta tierra. Para empezar se han atrevido ha plantar gewürztraminer, y hacer un blanco monovarietal y ecológico (como todos sus vinos) de una gran calidad precio. También se han propuesto ser los primeros valencianos que embotellan el clásico verdejo, con tanto éxito que han cosechado varios premios por un vino con un precio ridículo para su calidad. Pero lo de la sidra ya es la leche, manzanas de una variedad autóctona del Rincón de Ademúz (la esperiega) y 5 años de investigación hasta conseguir una sidra fabulosa y original que nada tiene que ver con el gaitero ni otras gaitas baratas.

gewustraminer

Hay que diferenciarse y así lo han conseguido. Además de por producir vinos ecológicos, por hacer vinos diferentes. En España tenemos un concepto erróneo de que los vinos ecológicos son peores, cuando en otros países como EE.UU, Alemania o Canadá, están entre los más demandados. De ahí que esta bodega se centre en el mercado exterior, que copa el 90% de sus ventas, y que aquí sea prácticamente desconocida. La botella que aquí vale 3 euros, allí la pueden vender por 8, lo que pasa es que la diferencia se queda por el camino.

fusion

Tras probar los blancos, ambos frescos y redondos, me decidí a catar los tintos y me volvieron a sorprender, especialmente los dos de gama alta. Un coupage de 4 tipos de uva llamado Fusión, y un monovarietal de Shiraz. Ambos vinos con 12 meses de crianza están a la altura de los vinos de precios similares (entre 7 y 9 euros en tienda) de cualquier otra zona de España, con el añadido de que son ecológicos (os sugiero que los catéis y me deis vuestra opinión). Aún no he conseguido catar el Merlot, ya que según me han explicado, cuando la uva no sale todo lo buena que el enólogo quiere, lo vende a Francia en vez de embotellarlo (en Burdeos son los maestros del Merlot). Un gesto que demuestra su apuesta por la calidad, y que me ha dejado sin catar un vino que promete mucho.

friki

Conforme te vas haciendo mayor y vas catando más y más vinos, hay pocos que lleguen a sorprenderte. Estos lo han conseguido a unos precios fantásticos, por eso os invito a todos a probar los vinos que hacen estos “frikis”, liderados por un un enólogo que no deja a nadie indiferente: Sebastián Mancebo. Yo os voy avisando, y así no os pilla desprevenidos; cuando se ponga de moda podréis decir que ya los habéis probado; y si queréis desmitificar la supuesta baja calidad de los vinos ecológicos, esta es vuestra bodega.

*Todas las fotos están sacadas de su web www.marsilea.es  donde podréis conocer mejor esta peculiar manera de “revolucionar” el vino valenciano.