ACTUALIZACIÓN. He creado un “Change” para que venga a Valencia, cocine la auténtica paella, y cambie su receta. Para que así pueda enmendar su error y ayudarnos a difundir la auténtica receta de la paella.

Podéis firmar en este enlace.

Jamie Oliver es uno de los Chefs más famosos del Reino Unido. Tiene cadenas de comida, programas de televisión, decenas de libros de recetas y el arte de cocinar de manera rápida, divertida y un poco “arreu”. Entre las cosas que hace el bueno de Jaime está el viajar por el mundo mostrándonos las recetas que va aprendiendo de cocineros lugareños, una serie de programas que se puede ver aquí en España, en La 2 de Televisión Española. Pues recientemente el famoso cocinero del país del que decía el novelista William Somerset: “para comer bien en Inglaterra, es recomendable desayunar 3 veces al día”, se ha atrevido con una paella.

No es una paella al uso, es la paella de pollo y chorizo, o lo que es lo mismo un “arroz con cosas” en toda regla. Aquí la foto de la receta: paella-jamie-oliver

Para los que no sepan inglés también os la paso traducida. Como comprobaréis además de cebolla, zanahorias, guisantes y gambas peladas, recomienda ponerle mejillones y trocitos de pescado, y remover buena cosa el arroz:

en-espanol

Jamie la ha liado en Twitter donde ha sido TT, pero lo peor de todo, es que al ver el resultado no nos apetece demasiado comernos esa “paella” choricera. Seguramente si nos sirvieran esa paella en cualquier restaurante en España la devolveríamos y nos iríamos a casa sin pagarla. Este paellicidio a lo sumo lo hacemos pasar por un “arroz a la milanesa” o casi si me apuras un tres delicias maqueado. Eso sí, hay una frase de Jamie que tiene mucha razón “pocos platos de buena comida española son mejores que la paella”.jaime-2

Él dice “mi versión”, lo cual ha llevado a mucha gente a defenderlo y en calificar a los valencianos poco menos que en talibanes de la paella. Sin entrar a valorar que nuestra paella está sujeta a modificaciones (pilotetes en la Ribera, alcachofas en Castellón, pimiento en Alicante…) en cambio no podemos decir que eso sea una paella, y de ahí viene nuestra indignación. Si la cocinase en una paella, evitase mezclar carne y pescado, remover el arroz y dejarla medio caldosa y “empastrà” aún tendría un pase bajo la excusa de que “no se puede encontrar carne de conejo, garrofó y bajoqueta en el Reino Unido”. Pero señores, eso se parece más a un arroz árabe (los hacen con pollo y especias varias) que una paella.

Muchos dicen que somos muy puristas, ortodoxos e intolerantes con nuestro plato autóctono, y que la paella como tal ya es un plato internacional abierto a interpretaciones. Yo me niego a caer en ese pasotismo, y mi razón es sencilla: para una cosa que une a los valencianos no nos hagáis perderla y sucumbir en la globalización de la mediocridad. Escribí un manifiesto sobre el tema. Porque quien come unos spaghetti a la carbonara hechos en Roma (sin nata ni salchichas) no volverá a llamar a la pseudoreceta que algunos han cocinado por aquí “carbonara”. Pues igual les pasa a aquellos que comen la paella valenciana, la auténtica, que se llevan ese recuerdo y las ganas de comerla allá donde vayan.

Somos intolerantes con los paellicidios, sí. Es malo, no. Más bien al contrario, si no protegemos nuestras recetas, acabarán prostituyéndolas en nuestra propia casa, ya que los turistas demandarán aquello que piensan es paella de verdad. Basta de paellicidios, y de chefs que hacen paella mixta a la milanesa tres delicias. DEFENDAMOS LA AUTÉNTICA PAELLA.

PD. Si Jamie quiere, le invito yo a un chalet, a mi casa, a un restaurante o una barraca a cocinar una paella entre valencianos. Y entonces entenderá que la paella no es solo un plato, es una religión.