image (5)Este año disfruté por segunda vez del Primavera Sound, y de nuevo volví muy satisfecho. Después de haber estado en el SOS, el BBK, el FIB y demás festivales, el de Barcelona sigue siendo el número 1. Es muy difícil organizar más de 160 conciertos en un recinto cerrado durante 4 días, y más cuando la inmensa mayoría se concentra en los 3 días importantes. También resulta complicado decidir que grupos se solapan en los +/- 10 escenarios que hay en en el festival, y a qué horario ha de tocar cada uno de ellos. El festival ha crecido tanto que la logística ha de ser impresionante, y aún así este año ha ido todo rodado. Entendiendo la dificultad que implica, y que ha supuesto un rotundo éxito de público y crítica, paso a hacer mi particular valoración con los defectos y las virtudes.

En año que viene el festival de referencia en España cumplirá 15 años, y en líneas generales la edición de este año ha ido puliendo detalles y mejorando los pocos defectos que tenía para rozar la perfección, y eso a pesar de la tremenda dificultad que supone lidiar con la lluvia. El año pasado hubo varios problemas de sonido, algunas quejas por la zona VIP, aglomeraciones en los finales de los conciertos, y colas larguísimas en baños y barras durante momentos puntuales. Este año había más barras, más baños, más zonas de paso, y una salida directa en el escenario más grande. Eso ha supuesto mejoras en las esperas, en las colas, en la salida y en el tránsito. Mención a parte el sonido, ha sido excelente, se ha solucionado el problema del solapamiento de algunos escenarios, y la ausencia de viento ha contribuido también a tener un sonido casi perfecto. Y digo casi perfecto porque algunos grupos sonaban bajito, pero en los mismos escenarios donde otros grupos sonaban perfectos, así que la culpa debe de ser ellos y no de la organización. La zona VIP además era enorme, y con buenas vistas y grandes espacios, los amigos que la disfrutaron estaban encantados, además el hecho de tener acceso a una zona acotada junto a los escenarios principales, ha supuesto que la experiencia VIP mereciera la pena y (que los comunes mortales muriéramos de envidia)

Así que este año se ha ido mejorando en casi todo, pero hay unos detalles que se pueden mejorar:

– Sigo sin entender que los camareros sean todos portugueses ¡con la de paro que hay en España! Supongo que tendrán un gran acuerdo con el festival que organizan en Oporto, en general se trata de gente simpática y voluntariosa pero poco profesional y lentos. Es lo que tiene carecer en muchos casos de experiencia previa (el primer día varias veces vi como unos les enseñaban a otros a tirar las cañas)

-Otra cuestión a parte es el precio abusivo de la cerveza, el resto de bebidas tienen unos precios altos pero razonables, algo que no pasa con la cerveza. Los 11 euros que cuesta el cubalitro, 3.5 la caña y 5 euros la caña doble (40cl) me parece una barbaridad. Entiendo que es necesario recaudar para poder organizar tamaño festival, pero sólo bajando un euro el precio se conseguiría vender más y recaudar más, estoy convencido. Desconozco la cantidad de litros de cerveza consumidos, pero estoy seguro de que Heineken no esta del todo satisfecha con la venta.

– Mi tercera crítica es la de los vasos de plástico, deberían de ser reutilizables como se hace en tantos otros festivales del mundo (el Wacken de Heavy Metal por ejemplo). Es complicado hacer esto en España, pero no imposible, y mejoraría mucho el aspecto del recinto, siempre lleno de vasos por todas partes.

Entiendo que son detalles, pero cambiando esos 3 detalles el festival rozaría la perfección, porque está llena de virtudes. La lluvia no ha conseguido deslucir el festival y la organización ha estado en ese sentido de 10. Ha funcionado todo como un reloj, pero así como el año pasado había muchos coches que iban y venían, este año el funcionamiento del festival ha sido invisible. Rapidez en accesos, en recogida de pulseras, puntualidad en los conciertos, buena app, sorpresas de última hora, un lujo…

Una vez realizada la crítica de organización vamos ahora con la parte musical:

primavera soundA priori me gustaba más el cartel del año pasado con algunas de mis bandas favoritas, grandes referentes con enormes directos como Blur, Phoenix, Crystal Castles, Deerhunter o Hot Chip. Pero reconozco que el cartel de este año era espectacular, y de gran calidad. Arcade Fire, Queens of the Stone Age, The National, Pixies o Saint Vincent son grupazos, y sólo por ver en directo a Arcade Fire valía la pena pagar una entrada.

El miércoles. Fue el día del diluvio universal.

image (10)

Temples nos pilló bajo la lluvia, suenan bien, tienen una estética muy cuidada, pero no transmiten emoción en el escenario. Les falta rodaje.

Stromae (foto superior) resultó bárbaro, un grupo de un directo enorme que reunió a muchos belgas entre el público. El cantante es un genio y consigue transmitir una emoción sin igual. El «Alors on dance» con samples de otras canciones discotequeras ochenteras fue uno de los temas del festival.

Sky Ferreira. Decepcionante actuación de la musa de Vogue. Al principio sonaba mal, y aunque mejoró un poco con el paso de los temas, el lastre era tan grande que no remontó. Paró una canción a mitad porque no estaba contenta… y motivos para el enfado tenía, pero hay que hacer autocrítica.

El jueves. El día grande.

image (7)

Föllakzoid. Gran concierto de un grupo chileno de psicodelia cósmica. Lástima las horas, ya que un poco más tarde hubiera lucido mucho más. Gran descubrimiento.

Glasser. No me gustó, ni la puesta en escena, ni la estética, ni la música.

Pond. Un gran grupo que sonó bien sin pero sin pasarse ya que no eligieron un buen repertorio. El cantante andrógino iba por un lado y el resto de grupo por otro, aún así muy recomendables.

Saint Vincent. (foto inferior) Uno de los conciertos del festival, una actuación perfecta, Annie Clark es una elegante musa llena de magnetismo. Un concierto muy conceptual donde la música se mezcla con el arte.

image (8)

Queens of the Stone Age. Los escuché de lejos y no puedo juzgarlos bien, aún así no defraudó. Mis compañeros de festival que lo disfrutaron salieron encantados.

Arcade Fire. (foto superior) Casi lloro de emoción con el conciertazo de los canadienses. Fue sin duda el concierto más multitudinario del Primavera Sound, una hora antes de empezar había ya una multitud esperando el inicio. La voz perfecta, musicalmente un 10, todo cronometrado, y hasta el «error» de Win Butler en «Normal person» fue divertido. Inolvidable.

Disclousure. Se dedicó a tocar sus temas más conocidos y hacer un concierto accesible, buena puesta en escena y buen concierto (bastante mejor que el del año anterior).

Metronomy. Nada que reprochar a los ingleses que a pesar de las horas hicieron un buen concierto. Para mi el horario era muy inapropiado pero ellos estuvieron bien.

Viernes. El día de los rencuentros. (para mi el más flojo como cartel)

image (4)

Slowdive. Empecé con un grupo que no me gusta, y aún así disfruté el concierto. El guitarrista utiliza más pedales que todo el pelotón del giro de Italia.

Pixies. Me aburren, lo intenté pero a excepción de los 3 temazos del final el concierto me «secó» mucho.

The National. Uno de los mejores conciertos del festival a pesar de la impresionante cogorza de Matt Berninguer al que se le fue un poco la voz y la cabeza. Los gemelos Dessner estuvieron enormes y la subida de Bon Iver y Hamilton Leithauser al escenario fueron momentazos.

!!! (Chk, chk, chk). Los palote, palote, palote no estuvieron a la altura, el cantante sonaba regular y a pasar de «darlo todo» lireralmente en el escenario, no consiguió entusiasmar.

Jagwar Ma. También horario complicado para los australianos que después de un inicio suave, acabaron enganchando al público en un final de concierto muy memorable.

Sábado, la traca final.

image (6)

Kronos Quartet (en la foto) fue mi primera inclusión en el Auditori, y sonaron de maravilla. Un concierto precioso. Y por lo que me cuentan, el de antes Silvia Pérez y Raul Fernández fue aún mejor.

Boogarins. A primera hora de la tarde estaba todo el mundo viendo a Television, pero yo me fui a ver a Boogarins y quedé encantado con la psicodelia-funk brasileña. El domingo repetí en la Ciutadella y volví a quedar contento.

Dum Dum Girls. Sonaron muy planas y les faltó «punch», lo mismo les pasó el domingo. Más fama que calidad.

Spoon. Tras escuchar un par de canciones del gran Caetano Veloso, volé a ver a los Spoon y a bailar un rato con sus «hits». Sonó bajito, pero sonó bien.

Volcano Choir. Precioso ejercicio musical, por momentos silencio, otros momentos delirio. Bon Iver es un genio y a pesar de abusar de vocoder, el tío es un auténtico crack.

Blood Orange. Un concierto multitudinario, se quedó muy pequeño el Pitchfork, no pude verlo de cerca ni disfrutarlo. Así que antes de que acabara me fui a Mogwai.

Mogwai. Con bandera independentista incluida los escoceses hicieron lo que mejor saben hacer, reventar tímpanos. Son muy buenos en lo suyo, pero no es mi estilo y acabé por ir a ver un rato aun voluntarioso y acertado Ty Segall.

Foals. Mi último concierto del Fórum, tocaron sus temazos pero el cansancio ya no me permitió apreciar los matices.

Domingo, la resaca.

image (3)

Fuimos al parc de la Ciutadella a ver a Hospitality, muy buenos, y a los ya mencionados Boogarins (en la fotoy Dum Dum Girls. Una gran iniciativa acercar a la gente grupos emergentes de primer nivel internacional. Estaba repleto de público y de «lateros», y sentí mucha envidia de pensar que en Valencia se podría hacer algo parecido.

Como resumen musical, además de destacar el sonido, aplaudir el nivel general de los conciertos y los grupos programados. El Auditori es una joya, el Ray Ban es el escenario que más encanto tiene, y la alternancia de los dos escenarios principales, Sony y Heineken, permite que no te pierdas a ningún «grande» (aunque Mogwai o Chvrches estaban en otros escenarios).

Últimas valoraciones.

-Espero que el Ayuntamiento de Barcelona arregle el suelo del Fórum, algunas zonas son peligrosas

-Había urinarios para hombres de 3, 4 y 8 plazas, estos últimos eran incomodísimos.

-Me encantó que se hiciera un decálogo de buenas conductas, el año que viene hay que incluir respetar y dejar tranquilas a las cañas que crecen en el recinto.

-Geniales los tweets del Festival de @indiescabreados, lástima que esté colapasado el 3G durante todo el festival.

Para el año que viene me pido Radiohead, M83, Kavinsky, The Rapture, Regina Spektor, The Who, Empire of the Sun y Foxygen, así para empezar.

Hasta el año que viene Primavera Sound.

image (11)