Problemas, Tiendas

Consum paranoica

417904_518200011575590_1266268602_nHace ya muchos años que nos hemos acostumbrado a que las botellas de alcohol caras lleven una especie de lazos de plástico, que hacen las veces de alarma antirobo. Pues últimamente en Consum esa práctica se ha extendido a las botellas de vino de precio medio como Melior, Laderas del Sequé o Viña Esmeralda*, todas de un precio cercano a los 6 euros la botella. Una medida que podría entenderse por la crisis económica y el aumento de los hurtos relacionados con el hambre.

Pero la profilaxis al robo no para ahí, y se han instalado otras alarmas en forma de pegatina, más pequeñitas y discretas, en productos como el jamón serrano o el Listerine. Que no me imagino yo al ladrón preocupado por su higiene bucal después de haber tomado un plato de jamón con buen vino, pero vete tú a saber.

Esta paranoia por la seguridad se ha extendido entre los «seguratas» del supermercado. Profesionales que hacen su trabajo de evitar hurtos y de recuperar botellas de Listerine robadas, pero que en su afán por evitar los robos a veces caen en la persecución del cliente «sospechoso», hasta  el punto de ser molestos para público en general. Y a esas medidas hay que añadir unos carteles disuasorios en productos básicos como el aceite de oliva o el queso que dicen lo siguiente: «Artículos sometidos a una vigilancia especial».

Entiendo que es mejor la prevención de robos que lamentar escenas desagradables, y asumo que es necesario proteger el negocio, pero desde el punto de vista del consumidor me siento observado y señalado como posible ladrón. Y eso redunda en que compre muy incómodo en algunos supermercados.

*Los 3 vinos son muy recomendables a los que hay que añadir 2 un poco más económicos, el Rioja Siglo y el Marina Alta. En total 5 buenos vinos a precios razonables.

4 comentarios

  1. Hola, solo era para informar que realmente todo lo que lleva la «alarma discreta» es porque realmente lo roban…roban listerine,jamon serrano,cuñas de queso,pañales…. todo y no precisamente para comerselo ellos siempre,si no para llevarlo al mercado negro y revenderlo. Ami sinceramente no me molesta que lleven alarmas los articulos,no debe el porque importarme,ya que no tengo intencion de esconderme nada. Respecto a los de seguridad,toda la razon,hay aveces que se pasan.

    1. No molestan hacen su trabajo, yo compro mucho en consum, y dsd luego nobme impoeta q si el guardia de seguridad, ea nuevo tenga q observar, una vez estan unos dias, ya saben a qien tienen q echarle el ojo, no creo q siempre os sigan, no me lo creo!!

  2. Hola. Buenos dias.

    Me parece muy jocosa e inapropiada la forma en la que presenta al personal de seguridad.
    Por otra parte me parece hasta insultante la ignorancia y alegría con la que hace esta publicació.
    No ha tenido en cuenta que empresas como Consum, han tenido que adoptar esta política de seguridad porque todos los años tiene pérdidas millonarias (en euros) por delitos leves de hurto. Esta empresa, como tantas otras de supermercados, gastándose otros tantos millones, gana dinero y en seguridad.
    Me está diciendo usted a caso que estaría menos incomodo comprando en un supermercado lleno de manguis y gentuza?
    El vigilante debe hacer uso de la función preventiva y operativa para que esta gente no ande a sus anchas.
    Así es, la seguridad en los supermercados y otros centros es hoy en día una realidad necesaria a la que debemos acostumbrarnos.

    1. No tengo porque acostumbrarme a ser tratado como un posible ladrón, igual que tampoco tengo que acostrumbrarme a que los políticos roben. Dicho esto, en el nuevo Consum al que acudo regularmente el guardia de seguridad es mucho más amable y menos invasivo. Hace su trabajo sin ser un «perdonavidas» por lo que entiendo que se trataba de un caso aislado de poca profesionalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.