1canal 9Mi opinión sobre lo vivido en RTVV:
Hoy se ha puesto punto final a 24 años de información en valenciano. Y se ha hecho como se hace casi todo en nuestra tierra: MUY MAL. Se ha hecho con nocturnidad, con alevosía, a traición, sin previo aviso, y dando lugar a escenas dignas de una república bananera. Un email a las 3:08 de la mañana me ha informado en perfecto castellano de que ya no hace falta que vuelva más a trabajar.
Y después de un mes para reflexionar sobre como proceder al cierre, lo hacen de la peor manera posible, procediendo a un asesinato ridículo y chapucero.

Para empezar se cortó la señal de Ràdio Nou justo cuando hacíamos La Taula Esportiva, el programa con más audiencia. Con ese movimiento pusieron en aviso a los trabajadores de la tele, los compañeros de la radio se agolparon en las puertas y las redes sociales se enteraron de que el fin estaba cerca. Si hubieran esperado una hora y media, nadie se habría enterado ya que se cierra con candado cada noche la puerta de la radio.
Luego llegan a la tele los «liquidadores» para cortar la emisión, y obviamente lo hacen sin orden judicial y han de salir con el rabo entre las piernas. Después aparece Paco Telefunken, un señor de Gata de Gorgos que arregla teles, que llega allí con su sobrino para «apretar el botón», después de ser descubierto y de varias horas de «encierro», decide irse y no participar en la barbarie. Luego intentan que sea un juez el que decrete ocupación ilegal de Burjassot, y el juez desestima el recurso. Hasta que finalmente ordenan el desalojo y cortan la luz.
Y entonces policías, amenazas con detenciones, y el negro… Imágenes que nos recuerdan al 23-F con la policía cerrando medios de comunicación, y que pasarán a la historia por se un golpe de estado a uno de nuestros derechos básicos recogido en el Estatut. Un corte que hace que caiga el multiplex y por tanto caiga la emisión de Mediterráneo TV y de Las Provincias TV
A partir de ahora a informarse con las televisiones nacionales, todas tan manipuladas o más por sus intereses económicos y políticos. Unos intereses que les llevan a hablar horas y horas de Cristiano Ronaldo y no saber pronunciar Feghouli o Carles Gil. Esas que se dedican a resumir el tiempo con un «nuevo día soleado en el levante español» y se quedan tan anchos. Esas que no saben decir Carcaixent, Ontinyent, Alginet, Massarojos… Esas que no saben como pronunciar Robert, Gemma, Andreu, Neus, Carles, Vicent, Joan… Esas que nunca le dedicarán más de 1 minuto a una gota fría, a un incendio forestal, a las fallas, a l’ofrena, a un ascenso del Villarreal, al misteri d’Elx, a los moros y cristianos, a un fichaje del Levante, a un pueblo incomunicado por la nieve…

Eso es lo que nos espera porque somos los bufones de Madrid, tenemos políticos que nos gobiernan al dictado de sus respectivos jefes madrileños, y allí no saben que Paquita de Algar de Palancia escucha cada noche la Taula haciendo bolillos y la vuelve a oír en la repetición. No saben que Vicente que es un médico voluntario en Kenia escucha los partidos del Valencia CF en Ràdio Nou, al igual que muchos otros desde Alemania, Canadá, Panamá y Japón (así nos lo han hecho saber). No saben que hay gente que no habla castellano es esta tierra y sólo ve su televisión, no saben que los dibujos animados de Canal Nou han hecho más por normalizar el valenciano que cientos de horas de clases. No saben lo que supone para un pueblo tan dividido como el nuestro no tener un medio propio.
Y dicen que era cara, pues a con el plan de empresa o tras el ERE, se había quedado en 12 euros por valenciano al año, Bankia le ha costado más de 2500€ a cada español. TV3 le cuesta 35€ a cada catalán, la televisión alemana más de 90€… y RTVV se convertía en la autonómica más económica de España. Así que no es por dinero, ya que la deuda la crean ellos, y en las escuelas y hospitales siguen recortando. Es porque no creen en nuestra lengua, no la hablan y cuando tras usarla para sus intereses políticos y económicos ven que no les sirve ya el juguete, antes de que caiga en manos de otros… la cierran, y ya montarán su propio juguete.
Pero aun hay gente que aplaudirá el cierre, sin ser consciente de lo que se pierde. Y no son sólo 1670 puestos de trabajo directos y 4000 indirectos; no es sólo un sector, el audiovisual que se queda herido de muerte; es el servicio que recibían tantos y tantos valencianos en su propia lengua. Para mi es una tragedia social y un fracaso como pueblo.
Nos vamos a la calle, muchos con la cabeza alta y orgullosos de nuestro trabajo, pero nos vamos enormemente tristes. Hoy es un día tristemente histórico, un día funesto para nuestro pueblo, un día en el que retrocedemos muchos años en derechos, un día que jamás olvidaremos…