antes y despues

Lo que te preocupa a los 16 años no es lo mismo que te preocupa a los 35. Aquí 20 ejemplos prácticos de como han cambiado en 20 años nuestras prioridades.

1.- Un adolescente se preocupa por estar bueno, un treintañero por estar sano.

2.- El adolescente quiere llevar el pelo perfecto, el treintañero se conforma con mantener algo de pelo en la cabeza.

3.- Un adolescente con 50 eurazos en la cartera es el amo de la noche, un treintañero con 50 euritos en la cuenta vive al límite.

4.– Los adolescentes no saben lo que es el IBI ni el IRPF, los treintañeros los odian.

adolescente-y-padre

5.– Un adolescente empieza a ahorrar en invierno para ir a un festival de música en verano, un treintañero empieza a ahorrar en un plan de pensiones para cuando se jubile.

6.- Un adolescente odia esas horas en las que no tiene nada que hacer y se aburre, el treintañero encuentra un placer inmenso en esas horas de apacible nada.

7.- El adolescente se preocupa por lo que va a ser de mayor, el trientañero se maldice por lo que tenía que haber hecho de adolescente.

8.- Los adolescentes se preguntan si serán buenos en la cama, los treintañeros se consideran todos los mejores amantes en la cama.

adolescentes

9.-  Cuando un adolescente se enamora se acaba el mundo, cuando un treintañero se enamora se acaba el matrimonio.

10.- Los adolecescentes reciben broncas de sus madres por llegar a casa a las 6 de la mañana, los treintañeros reciben las mismas broncas, en este caso de sus parejas.

11.- Con 16 años bañarse en el mar en bolas en el mes de diciembre es una «genial idea loca», con 35 años el mismo baño es «una semana de baja por pulmonía»

12.- Cualquier adolescente sueña con conducir un gran coche, los treintañeros sueñan con conducir un coche que consuma poca gasolina.

13.- Si quieres que un adolescente haga cualquier cosa, basta con que utilices la frase «no hay huevos», con los treintañeros esa frase deja de funcionar.

famosas10

14.- Los adolescentes se preguntan si van a seguir creciendo, los treintañeros se preguntan si van a seguir engordando.

15.- Los primeros granos de la pubertad son un drama sólo comparable con las primeras canas de la madurez.

16.- Con 16 años que te pidan el carnet para entrar en una discoteca es un drama, con 35 años si te piden el carnet le das un abrazo al segurata que le rompes la clavícula.

17.- Cuando siendo un adolescente vives tus primeras noches de juerga, llegas a la conclusión de que el calimocho es lo máximo. Cuando siendo un treintañero celebras una cena en tu casa, matas a cualquiera que se le ocurra echarle Coca Cola al Rioja reserva que le has birlado a tu padre.

keep-calm-thirty-is-the-new-twenty

18.- Un adolescente puede comerse 3 Big Macs o Whoppers de una sentada, un treintañero también se los puede comer, pero no los puede digerir.

19.- Que te digan a los 16 años que eres un crío, causa el mismo efecto que que te digan a los 35 que eres un abuelo.

20.- En la adolescencia encuentras cualquier día de la semana, a cualquier hora, a un amigo disponible para jugar a fútbol o a la consola; a los 35 los amigos sólo pueden quedar sábados o domingos alternos, en horario de tardes, bajo petición a la pareja con una semana de antelación, y siempre que los niños no tengan actividad programada. Además como adolescente sabes que cuando quedas con un colega, el colega acude; cuando quedas con el colega a los treinta y tantos hay un porcentaje elevado de probabilidades de que algún virus, trabajo inesperado, discusión marital o cansancio acumulado trastoquen tus planes.

Si te ha gustado no dejes de leer Cosas de veiteañeros que hacen los treintañeros 

¡Si conoces alguna más, compártela!