Aquí comienza la trilogía de la nostalgia infantil. Dibujos animados que han marcado a varias generaciones. Y empiezo por los primeros, los de los años 70 (incluso años 60), que luego volvieron a emitirse en innumerables ocasiones marcando también a las generaciones posteriores. Seguro que faltan algunas, pero todas las que están son series muy míticas que han quedado en la memoria colectiva de una generación de españoles. Cada serie viene acompañada por su “opening” en castellano. La trilogía se completará con las mejores series de dibujos de los años 80 y 90, pero de momento disfrutemos de los dibujos más “viejunos”. tv

Heidi

1974 Estudios Nippon Animation, Japón. Inspirada en el libro homónimo de la escritora suiza Johanna Spyri.

Una niña huérfana que vive en los Alpes con su abuelo y su perro. Sus amigos son un cabrero ingenuo y una niña rica que se desplaza en silla de ruedas. Tenía todos los elementos para convertirse en una serie lacrimógena, pero la felicidad de la inocente Heidi, que se se debía principalmente a su alimentación a base de leche y chocolate, suavizaba toda la carga dramática de la serie más “Ricola”.

Marco

1976 Cadena Fuji TV. Japón. basada en el relato Marco, de los Apeninos a los Andes incluido en la novela italiana Corazón de Edmondo de Amicis

Otra serie lacrimógena, con el pobre Marco dando media vuelta al mundo buscando a su madre. Como Dora la exploradora pero sin final feliz: como ese partido de fútbol en el que tiras al palo 10 veces y no llega el gol: como esa comida china que marcha bien hasta que te tomas un chupito de “floles” y te revuelve el estómago. Pues así era Marco, una serie que cada capítulo te dejaba un regusto amargo, hasta que al final, (spoiler alert) llegan a unirse y vuelven juntos a Génova a atiborrarse de pesto.

 Abeja Maya

1975 Estudios Nippon Animation. Japón. Basada en el libro homónimo del alemán Waldemar Bonsels.

En un país multicolor… había una abeja que llevaba la camiseta del Zaragoza Club de Fútbol. Esta abeja despistada que parecía salida de la canción “Lucy in the sky with diamonds”, era todo amor y bondad. Pero igual veremos con otros ojos la serie si pensamos que Maya representaba a la mujer moderna de la época, esa que era aventurera, que no tenía miedo a los demás bichos, que era valiente y le gustaba tostarse al sol.

Mazinger Z

1972, Toei Animation, Japón. Creada por el dibujante y guionista japonés Gō Nagai

El tema de que los puños se fueran a hacer “puñetas” era un tanto bizarro, pero todos los niños de una época soñaban con repartir mandobles como los de Mazinger Z, El robot tripulado para luchar contra el Doctor Hell (Inferno) tenía en Afrodita A a su compañera perfecta, pero ésta en vez de puños lanzaba sus pechos, que eran más puntiagudos que los de Madonna en Express Yourself. Amor, lucha, enemigos, robots, apéndices voladores, la serie no podía defraudar a una juventud ávida de “pechos fuera”.

Comando G

1972, Tatsunoko Productions. Otra serie japonesa, que luego compraron los americanos.

Aquí nos llegó un versión adaptada de la original, menos violenta y más espacial. 59 capítulos de los 105 originales se emitieron en España de esta serie de luchas, amistad, científicos y amenazas exteriores. Lo mejor de la serie colorista no apta para epilépticos, era la música de Parchís, un temazo que perdura martilleantemente en las cabezas de varias generaciones.

Érase una vez el hombre.

1978, creada por Albert Barillé en los estudios Procidis para la cadena France Régions

A los franceses eso de darse leches por el simple gusto de salvar el mundo como que no, hay que enseñar con los dibujos, y lo conseguían. Más tarde hicieron Érase una vez el cuerpo humano entre otras, todas divulgativas. Los malos eran los mismos siempre y los buenos también, con el maestro peludo dando lecciones amenas de historia muriendo en algún capítulo para desesperación de los espectadores, muy didáctico todo, muy francés, ¡Oh la la!.

 Los autos locos

1968, De la productora estadounidense Hanna-Barbera Productions, inspirada por la película La carrera del siglo (1965)

Sólo 11 coches y 17 episodios, con dos carreras cada uno de ellos (en total 34 carreras) fueron suficiente para marcar a una generación entera. No corría Fernando Alonso todavía así que podemos desmentir que Pierre Nodoyuna estuviera inspirado en él. Unos dibujos entretenidos donde los malos nunca ganan… como en la vida real vamos.

 Los Picapiedra

1960, Hanna-Barbera Production para a la ABC estadounidense.

Esta es más antigua pero me tomo la licencia de meterla en esta lista (porque no voy a hacer una de los años 60). Pedro Picapiedra y Pablo Mármol son los protagonistas junto sus mujeres Vilma y Betty. Clase media americana acomodada y muchas referencias a la Edad de Piedra conviertieron en esta serie un exitazo sin precedentes. A partir de ahí todos los disfraces prehistóricos se asemejan a los de los protagonistas de esta serie pensada originariamente para adultos.

 La Pantera Rosa

Empezó en el 1964 y acabó en 1980. nacida a raíz del imprevisto éxito del personaje animado que aparecía en los créditos de la película homónima de Blake Edwards.

¡En Valencia nos gustó tanto la serie que le montamos una fuente a la entrada de la ciudad! Seguramente era porque no decía nada, y porque no teníamos ni idea de que las panteras jamás se pondrían un pijama rosa, aún no teníamos Bioparc. Música de Henry Mancini y un bollo dulce con su nombre, era imposible que no triunfara la elegante pantera rosa.

 Doraemon 

1973, Japón. Nippon TV Dōga para NTV. En 2014 aún se hicieron nuevos capítulos.

Esta serie de la que se han hecho capítulos hasta hace muy poco llegó a España cuando en su país natal ya era una serie de masas. Un robot gato del futuro con más cabeza que cuerpo enviado por el nieto de Nobita, para ayudar al panolis de su abuelo a tener una vida mejor. Mejor no lo sé, pero eso de viajar a lomos de un gato volador que tiene un sombrero como el del chavo del ocho, debe molar.

Si os ha gustado recordar las series de los 70, estad atentos porque pronto llegarán las mejores series de dibujos de los 80 y de los 90.