Los que tenemos la suerte de haber nacido “en la millor terreta del món” lo tenemos claro, somos “de categoría”. Por eso entiendo que mucha gente quiera “hacerse valenciana”, lo cual requiere de tiempo y dedicación. Para ayudarles en tal noble empresa he elaborado este plan que pretende “valencianizar” fácilmente a aquellos que lo deseen. Sigan las instrucciones al pie de la letra y verán como dentro de nada serán más valencianos que el murciélago del escudo.

casalla

1.- Empieza por algo básico: saluda a todo el mundo diciéndole “ye”, y despídete con un simple “au”.

2.- Puedes seguir tu valencianización poniéndote en casa todos los vídeos que encuentres de Eugeni Alemany, si alguno no te hace gracia, vuélvelo a ver todas las veces que sea necesario hasta que no puedas evitar reírte.

3.- Esto puede parecer banal, pero es importante: coge el coche para ir a comprar el pan a 500 metros y pásate media hora buscando sitio para aparcar. Una vez allí cómprame además del pan una “coca de llanda o de carabassa”, para “sucarla” en la leche del desayuno cada mañana.

4.- Búscate un pueblo, cualquiera valdrá (mientras sea valenciano), y odia al pueblo de al lado sin motivo aparente incluso si de allí son tus mejores amigos.

5.- Como buen valenciano es importante saber qué hacer cada domingo delante de una paella, aquí las instrucciones. Y ante cualquier paella cocinada por un no-valenciano has de vociferar de manera contundente “esta no es la receta original” mientras te la comes directamente del caldero.

6.- Incorpora a tu vocabulario las palabras “coentor”, “bajoqueta”, “figamolla” y “borinot” así como otras palabras intraducibles.

7.- Como si de un medicamento “valencianizador” se tratara, tómate una casalla antes de cada comida. Esto debes repetirlo durante una semana, el tiempo necesario para crear inmunidad ante sus efectos.

fresca

8.- Saca una silla de playa a la calle y ponte a hablar con los vecinos “de cuando todas esas fincas antes eran campos”.

9.- Escarba en la arena de la Malvarrosa o el Saler hasta que encuentres una tellina.

10.- Desayuna un zumo recién exprimido de naranjas robadas del huerto y jura que jamás volverás a tomar zumos de naranja envasados.

11.- Merienda un choleck con rosquilletas, porque los valencianos sabemos qué son.

12.-Cómprate una caja de petardos y lánzalos sin ningún motivo aparente durante la hora de la siesta. Si es día laboral la valencianización es más rápida.

13.- Responde siempre “aquí se vive muy bien” cuando te pregunten qué es lo mejor de tu tierra.

14.- Apréndete el “Himne de la Comunitat Valenciana” y defiende que es el más bonito jamás escrito.

almuerzo

15.- Almuerza unos cacaos, unas olivas, unos tramusos, y un bocadillo con nombre propio (Chivito, Brascada, Almussafes…) en cualquier bar de “llauros”.

16.- Asegura que la horchata es la bebida más sana que existe mientras intentas mojar varios fartones en un vaso de horchata granizada.

17.- Asimila que las cosas no son buenas: son “de categoría”.

18.- Discute sobre las fallas, da igual que sea de la indumentaria, de los monumentos, de las carpas, de las fallas de Denia o las de Benicarló, la cuestión es discutir vehementemente.

19.- Tómate un “cremaet” de buena mañana algún día especial ¡Qué tampoco hay que abusar del café de los dioses!

20.- Aprende a jugar al truc y lanza un par de “joc fores”.

21.- Llueve poco, pero el día que llueva es requisito indispensable de los valencianos olvidarse el paraguas en el transporte público o en el bar. Hasta que no se te olvide al menos una vez, no serás valenciano.

22..- Anuncia que “hace día de fallas” a poco que haga una temperatura primaveral.

torresquart01

23.- Llegará un día cuentes la historia de los cañonazos que agujerearon las Torres de Quart a algún turista, o de cuando el Portal de Valldigna separaba la morería de la ciudad Cristiana hace más de 600 años, ese día mira al cielo y piensa: “Esta luz no existe en ningún otro lugar del planeta”. Entonces ve a almorzarte un chivito con “la parte”, tómate una casalla y un cremaet, encarga una paella a “vora mar”, escarba una tellinas en la playa y cocínalas de categoría, prepara una traca y dispárala en tu pueblo antes de “fartar” con los amigachos y celebrar que por fin eres valenciano.

Espero que os haya gustado y valencianicéis a todos vuestros amigos, ¡por un mundo lleno valencianos!

*Artículo adaptado de mi original para Matador Network que podéis leer también aquí.