Seguramente no sepáis quienes son The Wave Pictures, y probablemente no os importe mucho lo que tenga que decir sobre ellos, lo cual es lógico, pero aún así no puedo evitar escribirles esta carta, por si con Google traslator mediante la leen, reflexionen un poco.

waves

Queridos Waves:

Soy fan vuestro desde que en 2008 escuché por primera vez Strange Fruit or David (la canción de la mermelada) y desde entonces he asistido a 6 conciertos vuestros en directo. El primero en 2009 en la sala Wah Wah, el último ayer, en la Sala El Loco, y entremedias os he visto tocar en Mirror e incluso el pasado mes de diciembre en Bruselas. Tengo varios vinilos vuestros, algunos cds y todos los discos descargados en el ipod, y he logrado que muchos amigos y amigas escuchen vuestra música, y muchos desconocidos os conocieran en la desparecida Radio 9 donde trabajaba. Por eso mismo, porque soy un gran amante de vuestras letras, vuestro estilo y vuestra música me permito el lujo de enviaros a la mierda durante un periodo indeterminado de tiempo.

El último disco aún no ha crecido en mi, vuestros discos hacen eso, crecen poco a poco hasta convertirse en la banda sonora de muchos momentos de mi vida. Supongo que acabará gustándome como todos los anteriores (bueno, Susan Rode Cyclone me gusta menos), pero ese no es el tema que hoy nos concierne, mi reflexión es sobre vuestros conciertos en general, y sobre el último en particular. En directo sonáis mejor que en los discos, la voz inigualable de David, el magnetismo de Jonny y la impasividad de Franic os convierte en un grupo digno de ver en directo, por eso he ido siempre que he podido a vuestros conciertos. Pero anteayer me fui muy triste a dormir.

la foto (9)

Me fui triste porque aquellos que os escucharon por primera vez no creo que os vuelvan a escuchar, aquellos que os escuchan desde hace años se aburrieron y aquellos que querían escuchar vuestros “hits” se fueron decepcionados. Junto a mi, en primera fila había una señora de unos 48 años, que ya en la parte final del concierto me dijo: “no han tocado ni una canción de sus primeros 5 discos, no hay derecho”. Se refería a los discos desde Instant Coffee Baby hasta Long Black Cars, ya que os dedicasteis a tocar covers 4 o 5 en total, y canciones de City Forgiveness y de Great Big Flamingo. Cuando la gente en vez de los tributos a otras bandas quiere que os hagáis un tributo a vosotros mismos y toquéis vuestros mejores temas.

No me imagino un concierto de Depeche Mode sin Personal Jesus, un concierto de Green Day sin Dookie y Time of Your Life, o un concierto de Daniel Johnston sin Life in Vain o True Love Will Find You in the End. Pues tampoco me imagino un concierto vuestro sin Strange Fruit or David, I Love you Like a Madman o Just Like a Drummer. De hecho Just Like a Drummer nunca la he oído en directo, una canción que he oído infinidad de veces en mi casa y que jamás he podido escuchar en directo en ninguno de los 6 conciertos vuestros a los que he asistido. Pero vale, entiendo que hacéis 250 conciertos al año y que tenéis que cambiar repertorio, y que estáis hartos de tocar las canciones de Instant Coffee Baby, pero tampoco escuché Long Black Cars, ni Spaghetti, ni Strawberry Cables, ni Lisbon, ni If You Leave it Alone, ni Beer in Breakers, ni Come on Daniel, ni Kiss Me

la foto

Y me gusta Better To be Loved, y también Atlanta, y Never Go Home Again y por supuesto Too Many Questions, canciones que tocasteis anteayer, pero me fui triste. Al llegar a casa me puse a escuchar I Thought of you Again y Come Home Tessa Buckman para quitarme el mal sabor de boca que me dejó el concierto. Y eso que me dedicasteis una canción: “Al tipo que viene a todos nuestros conciertos y siempre pide Just Like a Drummer, le dedico Big Great Flamingo“. Pues este tipo que humildemente escribe os da un consejo, que como David es como es, no tomará en consideración y seguirá tocando lo que le venga en gana cada noche, pero ahí va:

Para promocionar un disco nuevo hay que conseguir que la gente recuerde porqué os escuchó por primera vez, si escucha sólo temas irreconocibles se irá decepcionado a casa y no sentirá un especial interés en escuchar lo nuevo, y mucho menos en volver a un concierto vuestro. No dejéis de tocar vuestros temas más famosos, aunque a veces sea repetitivo, el público de Murcia o Bruselas, no es el mismo que el de Valencia o Londres. Los solos de David son magníficos, él es un virtuoso, pero a veces abusa y el público en vez de entrar en el concierto se desconecta. Vuestras covers son geniales, y los momento Daniel Johnston o Creadance Clearwater son buenos, pero la gente prefiere momentos “Old Wave Pictures” antes que momentos tributo. Y siempre que podáis intentad tener un momento “intimo” en cada concierto, de esos en los que dejáis el micrófono a parte y cantáis a viva voz, es un instante mágico que conecta con el público, que emociona y que no siempre aprovecháis.

Ya me he desahogado, en vez de enviaros a la mierda seguramente en junio cuando volváis a Valencia volveré a veros en el Festival de les Arts, y seguramente me vuelva a ir a mi casa cabreado con vosotros. Aún así formáis parte de mi la banda sonora de mi vida, y eso no va a cambiar por mucho que os boicoteéis en los conciertos.

Saludos.

Vicent Marco