aficion

Son criticados, insultados, condenados; los toman (a veces con razón) por delincuentes, muchas veces se dice incluso que tienen poder de decisión en sus clubes de procedencia. La lista de acusaciones deshonrosas que castiga a los “ultras” futboleros son muchas, y no cabría en una enciclopedia. ¿Se trata normalmente de exageraciones o esconden algo de verdad? No es ese el tema de este artículo. Lo que sin duda, se les debe reconocer a los hinchas, es que más allá de todas las acusaciones, son capaces de recrear ambientes oníricos gracias a sus coreografías, colores, y por supuesto a sus cánticos. Entre estos últimos hay algunos que son casi tan famosos como los equipos y jugadores a los que animan. Os presentamos los 11 cánticos de estadio de fútbol más bellos y famosos del mundo. No es una clasificación, corresponde a vosotros decidir cuales son los que merecen el pódium. Artículo traducido y adaptado del original publicado en el Bergamo Post.

Un día de repente (Nàpoles) – Un giorno all’improvviso (Napoli)

 

Empezamos por el cántico estruendoso por excelencia de la temporada 2015/2016 en la Serie A: el Nápoles está haciendo una muy buena temporada, y sus aficionados, como homenaje a sus propios héroes, han creado (o más bien dicho, han adoptado de los seguidores del L’Aquila) este cántico con las notas de L’estate sta finendo (el verano se está acabando) del grupo Righeira. No es todavía tan famoso como otros, pero no podía quedarse fuera de esta selección tras comprobar el impacto que está teniendo en Italia (muchas curvas han empezado a adoptarlo), y entre muchas de las aficiones de toda Europa. Es un tema simple y espontáneo: amor apasionado por Nápoles y el Nápoles.

Shala-la-la-la (Rosenborg)

 

Aquí tenemos otro fenómeno mediático futbolístico de este año. El Rosenborg es el equipo más importante del campeonato noruego, capaz, para entendernos, de ganar 8 ligas entre el 2000 y el 2010. Desde aquel año se atascaron en una crisis de resultados, y durante 5 temporadas el equipo de Trondheim no fue capaz de triunfar en su país. Hasta hace pocos meses cuando los blanquinegros se aseguraron la victoria de en la liga 2015. Para celebrarlo, el capitán Mikael Dorsin ideó junto con sus compañeros de equipo un cántico que inicialmente cantaban en los vestuarios, pero que poco después ha involucrado a todos los aficionados, para convertirse en viral por todo el mundo.

Nunca caminarás solo – You’ll never walk alone (Liverpool)

 

Travesemos el canal de la Mancha, donde dicen haber inventado el fútbol. Lo que es cierto es que en el Reino Unido los aficionados saben animar a sus equipos como pocos otros países del mundo. El Liverpool es sin duda uno de estos equipos, gracias a un estadio mitificado como Anfield, y a una afición caliente y apasionada, que antes de cada partido entona el célebre You’ll never walk alone (Nunca caminarás solo). Se trata de una canción originariamente compuesta para teatro, y que después de haber pasado por las gargantas doradas de artistas del calibre de Frank Sinatra y Elvis Presley, ha llegado hasta el corazón de los estadios del mundo, convirtiéndose en himno oficial de muchos equipos, así como el cántico por antonomasia, precisamente, del Liverpool.

Gloria Manchester United – Glory Man United (Manchester United)

 

Junto con el Liverpool, el Manchester United es el equipo con más títulos de Inglaterra, así como una de las aficiones más glorificadas de las historia. “Gloria”, precisamente: es aquello que desean los Red Devils a su propio club inmortal cuando la cantan con el corazón, desde las gradas del pintoresco Old Trafford. Un canto que proviene en sus orígenes de los seguidores del Hibernian, un club escocés, para pasar después por los aficionados del Tottenham y el Leeds, y para establecerse definitivamente en la mitad roja de Manchester.

Cuando los Spurs marchan – When the Spurs go marchin’ in (Tottenham Hotspur)

 

No ha supuesto un problema para los aficionados del Tottenham ver como les arrebataban su cántico, desde el momento en que inmediatamente han ideado otro que se ha convertido en una característica imprescindible de su casa, White Hart Lane. Como se puede intuir, el coro se extrae del célebre jingle “Oh When the Saints go marchin’ in” y se ha modificado insertando la palabra “Spurs”, que deriva de la localidad de Hotspur, donde en el Enrique IV de Shakesperare se dice que mandaba hace siglos, Sir Henry Percy, el personaje rebelde e impulsivo en el que se inspira el club londinense.

Nunca tengo suficiente  – I just can’t get enough (Celtic Glasgow)

 

Seguimos en el Reino Unido pero nos transferimos a suelo escocés, ya que esta selección no puede obviar a la histórica afición del Celtic, junto con la del Rangers, el equipo más laureado y famoso de Escocia. Celtic Park, su estadio, es una de la plazas más fascinantes y emocionantes de Europa. Cuya gran virtud es una gran infraestructura y una afición apasionada como pocas otras. Los seguidores del Celtic, además de ser intérpretes habituales del You’ll never walk alone, han hecho suya la canción I just can’t get enough, de Depeche Mode, convirtiéndola en un himno propio del fútbol escocés

Raza, Amor y Pasión – Raça, amor e paixão (Flamengo)

 

Por lo que respecta a pasión, la afición sudamericana no necesita lecciones de nadie. En Brasil, uno de sus equipos más importantes es el Flamengo, club que se identifica con la parte más pobre de la sociedad de Río de Janeiro. La torçida rojinegra habitúa a declarar su amor más profundo y emocionado hacia su propio equipo, entonando Raça, amor e paixão, literalmente “Raza, amor y pasión” (raza entendido como competir al máximo, o echarle cojones), y lo acompañan de un ritmo de palmas que provoca escalofríos.

Dale Boca (Boca Juniors)

 

Uno de les equipos más laureados de todo el panorama internacional, fundado originariamente por inmigrantes genoveses, y símbolo de culto para los habitantes más pobres de Buenos Aires. Boca no es sólo un equipo de fútbol, es una religión, que tiene entre sus propios aficionados a los feligreses más fieles que se pueda desear, y que cada domingo llenan su catedral, la Bombonera, para recitar su misa marcada por un único y simple himno vencedor: ¡Dale Boca!

De pendejo te sigo (Racing Club de Avellaneda)

El Racing es por historia uno de los clubes más importantes de Argentina, uno de los 5 grandes de su país (junto con Boca Juniors, Independiente, River Plate y San Lorenzo). Pero en las últimas décadas sus éxitos han sido más bien escasos. Eso no ha afectado a los ánimos de sus aficionados, y el sentimiento con el que entonan De pendejo te sigo todos los domingos es la prueba tangible (o audible) de ello.

Vamos San Lorenzo (San Lorenzo)

 

El San Lorenzo adquirió gran repercusión mundial a partir del 2013, cuando se eligió Papa al cardenal de Buenos Aires Bergoglio, que nunca había escondido su amor por los “cuervos” argentinos. El nombre del equipo no se refiere a un santo, sino a un cura salesiano, Lorenzo Massa, misionero de Buenos Aires, que a principios del 1900 permitió al club recién nacido, que entonces se llamaba Los Forzosos, jugar sus partidos como local en el campo de la parroquia. Un gesto tan agradecido que no solo comportó una modificación del nombre del club, pero incluso elevó al cura, aunque solo de manera nominal, a la categoría de santo. Vamos San Lorenzo es una de las mejores herencias de aquel magnánimo gesto de don Massa. Pero en general todos los cántico de estos aficionados argentinos son sublimes, como se comprueba en este otro enlace.

De pequeño – Valencia CF

Y como el artículo original no incluye ningún “coro” de los equipos españoles a pesar de que hay algunos muy buenos, voy a elegir yo al jugador número 11. No puedo quedarme con el himno del Sevilla, ni el A Rianxeira del Celta, que son bastante emotivos, porque a mí, el que me pone los pelos de punta además de l’Himne de la Comunitat, es el De Pequeño entonado por la Curva Nord. Una canción que expresa lo que debería ser una afición: amor, exigencia, incondicionalidad, y no fallarle nunca, ni en las buenas ni en las malas, al equipo de tus amores.