He leído muchas críticas a la decisión del nuevo gobierno valenciano de regular las zonas con libertad de horarios para limitar la apertura los domingos. Como varios amigos, e incluso mi pareja trabajaban o trabajan sin remuneración extra los domingos, lo cual impedía que pudieran conciliar trabajo con vida familiar o social, estaba muy sensible con el tema. Eso de no poder comerte una paella con tu familia un domingo durante años porque trabajabas cada domingo, no tiene mucha relevancia hasta que pierdes a parte de tu familia y empiezas a valorar el tiempo que no pasaste con ellos. Pero oye, reflexionando sobre sus argumentos, leyendo lo que decían los defensores de la apertura comercial durante los domingos, me han convencido, ahora soy uno de ellos:

curro

Porque me he dado cuenta de que me da mucha rabia no poder ir a una agencia de viajes los domingos, ni siquiera los sábados por la tarde, están todas cerradas y no hay manera de informarse sobre viajes. Me indigna que los maestros libren los domingos, yo que he trabajado muchos domingos no entiendo que los colegios, las universidades, las guarderías… estén cerrados el fin de semana. Si yo quiero ir a una farmacia el domingo tengo que recorrer media ciudad, si quiero comprar frutas he de acudir a algún mini market destartalado, si quiero pescado fresco he de esperar al martes, porque fin de semana no salen a faenar. Es intolerable que la administración, los juzgados, panaderías, los notarios, los talleres, los pescadores, las peluquerías, las consultas médicas, las carnicerías, las piscinas públicas, las ferreterías, las ópticas, academias de idiomas, los bancos, las fontanerías, correos, o las empresas de mensajería estén cerradas los domingos. Pero ¿quién se creen que son? no trabajan los domingos los curas, acaso no trabajan muchos camareros y cocineros, cientos de periodistas, y los servicios de urgencias de policía, bomberos, taxistas, grúas… ¿No están abiertos cines, parques infantiles, estaciones de metro y ferrocarril, aeropuertos, agencias de alquiler de vehículos, hospitales, kioskos y los bazares chinos? Pues que abran también todos los demás, porque mi libertad de hacer cualquier cosa, cualquier día, se ve amenazada por un sistema que es contrario a la sociedad consumista actual.

sunday

Eso tan bíblico de tener un día libre por ley, eso de lo que gozaban nuestros abuelos (el mío trabajaba 18 horas diarias pero libraba los domingos), eso no es actual. Para que el capitalismo funcione hay que consumir, y ¿cómo me voy a comprar una camiseta un domingo si están cerradas las tiendas?, ¿Con quién voy a dejar a mi hijo un domingo si están cerrados los colegios?, ¿Acaso no es obvio que la sociedad no debería parar nunca, y que la gente debería librar un par de días aleatoriamente entre semana? o mejor dicho… que trabajen 6 horas al día durante los 7 días de la semana, total son 42 horas, en el contrato ponemos 40 horas y por dos horitas de nada, nadie se va a quejar, bastante tienen con trabajar que la cosa está muy mal.contrato

Eso de ir los domingos a comer en familia, eso de casarse un sábado por la noche porque el domingo es fiesta, eso de hacer los partidos de fútbol los fines de semana para que la gente pueda ir, eso de que los bautizos y comuniones sean domingos, eso de ir a la playa o a la montaña el domingo, eso de salir con el grupo de cicloturistas los fines de semana, o a correr una maratón o una carrera popular, eso de ir a la discoteca hasta las tantas el sábado porque el domingo no se trabaja.. esas cosas que no se podrían hacer ¡Qué se hagan otros días!. Total las discotecas no tendrían gente los sábados, pero igual iría gente entre semana. Los bautizos, comuniones y bodas pues no podrían contar con la mayoría de los familiares y amigos, así que menos gasto. Los partidos de fútbol (deportes en general) contarían con menos aficionados en las gradas, pero ya los retransmiten por la tele. No habría tanto ciclista por la carretera los domingos, ni tanta gente en la playa, y las carreras populares serían minoritarias. Así que sólo veo ventajas a eso de que no hayan días libres y que todo el mundo trabaje todos los días de la semana. El tema de disfrutar de los niños, la familia y los amigos está sobrevalorado, es mucho mejor disfrutar de los clientes, o de la libertad de tener todo abierto todos los días.explotacion

 

Lo cual me lleva a pensar que todos los servicios deberían ser 24 horas, así sí que acabaríamos con el paro rápido. Convirtámonos en máquinas de trabajar, renunciemos a nuestra conciliación laboral por el progreso, por el bien de la libertad individual y por el consumismo. Abracemos la libertad total de horarios y al carajo las fiestas populares, las celebraciones, y el relax. Qué sabrán esos científicos que hablan de horas de descanso, de la necesidad de tener días libres y vacaciones, y de lo importante que es pasar tiempo con los niños… !Milongas todo!shopping

Tras este arrebato que me ha llevado a ridiculizar argumentos ridículos, me pongo serio. Hay servicios básicos que son necesarios también los domingos: sanidad, seguridad, información, tráfico, transportes… y también restauración, especialmente en zonas turísticas. Por lo que podemos afirmar que es lógico que en zonas turísticas se permita libertad comercial durante la temporada estival (o invernal en las zonas de esquí por ejemplo). Además también sería lógico que se abrieran algunos supermercados los domingos (en Italia lo hacen de forma rotatoria, cada domingo uno de la ciudad). Pero no creo que sea una necesidad comprarse una camiseta, unas gafas de sol, muebles o un foulard el domingo. No lo es. Si abrimos todos los comercios los domingos para que algunos afortunados puedan gastar su dinero ese día en vez de otro, estamos convirtiendo a mucha gente en víctimas de un sistema de explotación laboral que prima el interés avaricioso del consumidor sobre el del trabajador. Una cosa es primar el interés de la sociedad, y por eso hay servicios de urgencias remunerados convenientemente los domingos, otra muy diferente es: que para que te puedas comprar un tanga de leopardo el domingo cientos de personas dejen de estar con sus familias. Y repito, no creo que eso sea aplicable a todas las zonas, pero que la calle Jorge Juan abra un domingo para que se paseen 4 pijas que no han podido ir ese finde a su casita de Altea (como pasa cada domingo, mi pareja trabajaba allí y da fe de ello) no es una necesidad básica del ser humano. Los domingos no están para comprar, porque hay algo que es más valioso que el dinero: el tiempo.

Disculpad del rollo, pero que gente inteligente sea tan egoísta saca mi parte más beligerante.