Hoy he leído en prensa como unos jóvenes radicales antisistema agredieron a la policía y causaron destrozos, la noticia no era la protesta multitudinaria, ni los motivos de la misma, sino que habían tirado 4 piedras. Con el titular «La policía identifica a 16 radicales tras los destrozos y pedradas en la Universitat» despachaba Las Provincias el tema. La única referencia al motivo de las movilizaciones estaba en el primer párrafo hablando de las fuerzas del orden: «…su objetivo no era controlar a la mayoría de universitarios que se echaron a la calle para protestar por cuestiones como la subida de tasas, sino a la minoría de violentos que vaciaron extintores en Tarongers, arrojaron piedras a la policía y causaron destrozos en las facultades de Medicina y Odontología». Además se añadía esta imagen con el subtítulo «Joven encapuchado entre los manifestantes de ayer»

joven encapuchado

Con esto se consigue que se obvie del motivo de las protestas, y se tache a los jóvenes en su 99% pacíficos de radicales y antisistema. De hecho el texto acaba así: «El peso de la convocatoria de las protestas ha sido llevado en la Comunitat por el SEPC y la Assemblea Interuniversitaria. Como ya publicó ayer LAS PROVINCIAS, las dos entidades han estado antes vinculadas con el saqueo y destrozo de la facultad de Agrícolas, la invitación a exterroristas a dar charlas a recintos universitarios, el ataque a sedes de partidos políticos o el apoyo de lemas como ‘foc al capital’. Hoy, el Sindicat de Estudiants dels Països Catalans todavía no ha condenado la violencia del jueves en Valencia». Vamos que los manifestantes no son solo antisistema, son también proetarras, catalanistas, saqueadores, violentos y agresivos.

He tomado como ejemplo Las Provincias del grupo Vocento, pero me sirve cualquier otro. La prensa española está controlada por los bancos, en algunos casos como el grupo PRISA es muy claro como ya publicó Mongolia: «Ya son accionistas importantes Daiwa Securities, BH Stores IV BV, BNP Paribas, Bank of America, Asset Value Investors, Marlin Equities, Berggruen Acquistions Holding LTD, Deutsche Bank. Entre todos suman alrededor del 25% del capital actual. Además, Caixabank, Banco Santander y HSBC tendrán un 20% del capital en 2014 tras canjear deuda por acciones«. Y lo mismo pasa en Unidad Editorial, Planeta, Vocento, Grupo Godó… Así que la banca que tira a la gente de sus casas, especula con armas y alimentos, obtiene cientos de miles de millones del gobierno, tima a los ahorradores con las preferentes y reparte entre sus dirigentes bonus astronómicos, controla también la prensa española ¿Y eso en que se traduce? en qué hay que mantener a la gente tranquila en casa, que no se nos vayan a poner nerviosos.

¿Qúe quiere la banca? No lo voy a decir yo, que lo diga por ejemplo Alfredo Sáenz, vicepresidente segundo y consejero delegado del grupo Santander, el primer banco español, aseguró hace poco en Bilbao que es imprescindible «desmontar el wellfare» (Estado de bienestar) europeo y recalcó que «no tenemos demasiado tiempo para hacerlo». Porque o lo desmontamos  y «acomodamos nuestra práctica regulatoria a conceptos mucho más liberales, o realmente vamos a tener en un problema ya que no se pueden ignorar las posibilidades de trasladar la producción (o los servicios) a países emergentes». Vamos que todo lo que se ha construido con tanto sudor, hay que desmontarlo o se lo llevarán fuera. Y eso significa desmontar el sistema sanitario, el sistema educativo, el desempleo, las pensiones, las becas… Porque si la gente no tiene becas pedirá créditos, si la gente no tiene pensiones contratará fondos privados, si la gente no tiene sanidad pública de calidad acudirá a la Sanidad Privada (controlada también por los bancos) y eso se traduce en más beneficio para la banca. Pero esto tiene un peligro: que la gente se entere, salga a la calle y proteste. Por eso en los medios (los bancos controla prácticamente todas las televisiones y periódicos de tirada nacional) se dedican a criminalizar a los manifestantes, a obviar las protestas pacíficas, y a lanzar mensajes falsos del tipo «vivimos por encima de nuestras posibilidades», «hay que apretarse el cinturón», «los recortes son necesarios» y un largo etcétera.

estado-bienestar-forges

El miedo y la ignorancia son la principal herramienta de los poderosos. Miedo a perder la casa, miedo a perder el trabajo, a perder el desempleo, a la cárcel… Si protestas te vas a la calle, si protestas tendrás antecedentes y nadie te contratará, si cuentas la verdad ningún medio te contratará… Y con ese miedo y la desinfomación, se consigue controlar a la masa. Así se dibuja al enemigo, que en EE.UU eran los comunistas, aquí los masones y también los rojos, en Rusia los fascistas, en Venezuela los yankies… cada sistema busca a sus enemigos para crear miedo. Ahora en España el «enemigo» que da miedo son los radicales y los antisistema. Pues que queréis que os diga, para mi lo radical es desmontar el estado de bienestar (o medioestar), desmontar el sistema sanitario, desmontar el sistema educativo, desmontar las ayudas sociales, desmontar el sistema de pensiones, el del desempleo… Eso es realmente radical y antisistema, porque supone luchar en contra del sistema que hace que miles de personas arriesguen sus vidas por venir a Europa mientras los recibimos a cuchilla y pelotazos.

Señores, dejemos de lado el miedo que ha dominado España desde el 23-F (momento en el que calló la calle por miedo a la vuelta de un régimen dictatorial), y busquemos entre todos que los políticos y banqueros antisistema no desmonten nuestro sistema del bienestar.