«En Valencia nunca pasa nada»: esta es una de las creencias más arraigadas entre los valencianos, especialmente en el tema musical: «Nunca hay conciertos de primer nivel y cuando los hay no nos enteramos» es una frase que he oído infinidad de veces. Aunque Valencia está fuera del circuito de los grandes conciertos, y hasta este año no tenía un festival de música «independiente», si que hay iniciativas que son más que recomendables. Y os hablo del Seagram’s Gin Jazz Festival, que lleva 19 ediciones trayendo a auténticos fuera de serie de la música a Valencia, un lujazo posible gracias a Seagram’s que patrocina el evento.

seagrams

Independientemente de que os guste o no el jazz, este festival cuyo cartel firma el mismísimo Paco Roca ha conseguido algo muy complicado en Valencia, que pasen cosas. El día 2 en la inauguración del Festival no cabía un alfiler en el concierto de Kuami Mensa, pero lo mejor fue tener la sensación de que estaban pasando cosas alrededor. Había un «fotocall» en el que retratarte (luego te enviaban la foto como la de arriba al email), gente bailando swing vestida de época, unos camareros elegantes que ponían los gintónics bien puestos (de Seagram’s por supuesto)… cosas muy «molonas» dentro de un festival de jazz.

Pero más allá de que pasen cosas alrededor de un concierto, me fascinó la experiencia vivida este fin de semana. Mientras estábamos tranquilamente en un local aleatorio del centro de la ciudad tomando algo, apareció una «crew» (pandilla de bailarines en español) de lindy hop; empezó a sonar música en directo; y lo que era una noche cualquiera en un bar cualquiera, se convirtió en una fiesta de otra época. Gente bailando de buen rollo, saxofonistas regalando solos, y la sensación de que «en Valencia sí que pasan cosas«.

FullSizeRender (1)

Está claro que para que estas cosas sucedan hacen falta patrocinadores. El FIB era el FIB porque Heineken ponía mucho dinero, se fue Heineken (que ahora patrocina Les Arts) y el FIB dejó de ser lo que era. El Seagram’s Gin Jazz Festival es lo que es gracias a Seagram’s, una marca que apuesta por la música en directo de calidad, y por hacer que pasen este tipo de cosas en pleno mes de Julio. Invertir en música siempre es un acierto, y si es en nuestra ciudad mucho mejor para nosotros, así que desde ahora ya tengo una ginebra favorita, la que tiene sabor a Jazz.