Conectando con Alfa Centauri. Cuaderno de bitácora terrestre. Aquí el explorador intergaláctico XT8P1. Resumen diario de mi experiencia entre humanos en: Valencia, España, 39°28′11″N – 00°22′39″W.

nave

Hoy en la tierra es lo que aquí conocen como sábado noche, el día recreacional por antonomasia. Hordas de jóvenes hambrientos de humanidad se meten en oscuras cajas de tortura. Música martilleante que impide cualquier tipo de comunicación verbal, flashes intermitentes de luces de colores, calor extremo, olor a sudor y exceso de colonia, masificación, colas en los baños, agobio en las barras, y muchas sustancias de dudosa procedencia. Entre ese cocktail apocalíptico los humanos esperan encontrar el amor (o al menos emparejarse por una noche).

Para ello usan una táctica secretamente llamada la «putivuelta», que aunque está más extendida entre los humanos del género femenino, la realizan los sujetos ambos sexos. Es un sistema que tiene una doble intención, por un lado observar a los sujetos del género opuesto más atractivos, y por otro lado que esos mismos sujetos te observen a ti: «vamos para allí a ver si se fija en nosotras», he acertado a escuchar a un sujeto femenino llamado «Vane«.

putivuelta

El sistema es sencillo, básico, rudo, animal. Los excitados seres humanos llegan al local en grupos del mismo sexo, y entonces da comienzo el ritual. Los machos dedican menos tiempo al proceso, suelen ir directos a la barra a ingerir una sustancia venenosa llamada alcohol que les intoxica provocando su desinhibición. Y una vez envalentonados recorren el lugar conocido como discoteca o pub, para colocarse junto al grupo de mujeres que consideran sexualmente más atractivas. El criterio básico, y prácticamente el único utilizado para la elección del lugar es el atractivo físico de los allí presentes, nada tiene que ver el intelecto o la compatibilidad. De hecho este particular modo de selección de pareja propicia uniones poco duraderas y bastante infelices, pero eso es otro tema.

Volviendo al ritual de apareamiento la segunda función de la putivuelta es que te vean. Por tanto los humanos se pavonean cual aves en celo para llamar la atención, normalmente con unos movimientos que pretenden ser coordinados conocidos como baile. Que algunos sujetos bailen mejor que otros poco tiene que ver a la hora de decidir interactuar entre ellos. Como su atracción es fundamentalmente física, lo que hacen es ataviarse con las ropas que ellos consideran más favorecedores, que resultan ser las más incómodas para bailar: chaquetas a pesar del calor, corbatas apretadas y duros zapatos ellos; e incómodos tacones, maquillajes coloridos y cortos vestidos que limitan sus movimientos ellas. Curiosa paradoja acudir a una zona de baile con la ropa menos adecuada para ello. Pero así de contradictorios son esos seres que he sido enviado a estudiar.mya

Dentro de las estrategias propias de la «putivuelta» las hembras usan más la mirada como reclamo, mientras que son los machos los que suelen acercarse para iniciar la parte final del proceso, el contacto. Y aquí es cuando acaba la putivuelta y empieza algún tipo de breve y banal conversación con dos partes. Por un lado el macho pretende seducir a la hembra para consumar el apareamiento; y mientras tanto es la hembra quien decide si accece al encuentro sexual, si se hace de rogar, o si rechaza al macho en cuestión. También algunos humanos son conocidos como calentadores, pero esto es una historia que os contaré en otro momento…

He de cortar la comunicación con la nave nodriza, ya que estoy sufriendo un fenómeno conocido como resaca que me impide pensar con claridad. Creo que se debe a la ingesta masiva de un brebaje azucarado conocido como mojito.

Mañana seguiré con mi actividad habitual, creo que el domingo toca asistir a un reunión familiar e ingerir un plato que causa mucha polémica entre los humanos: la paella.

Recuerdos a PT2IS3. Corto.